Tecnología

Nuestras lámparas quirúrgicas y de reconocimiento son el resultado de una cooperación estrecha entre nuestros ingenieros y operarios, y seguirán evolucionando. Nuestras lámparas médicas proporcionan una luz brillante, homogénea y de alto contraste, y se pueden ajustar de forma fácil y cómoda. Manejo perfecto con la iluminación óptima.

Ventajas de las lámparas quirúrgicas EMALED®

Ventajas de nuestras lámparas quirúrgicas:

  • Luz de alto contraste.
  • Muy apropiadas para su uso con techos funcionales de flujo laminar.
  • Gracias a nuestra tecnología de reflexión, nuestra iluminación quirúrgica requiere un 50 % menos de lámparas que los productos similares.
  • Suministro de corriente de emergencia óptimo: Nuestras lámparas quirúrgicas pueden equiparse de forma opcional con un suministro de corriente de emergencia ininterrumpido. La cirugía podrá completarse sin problemas, incluso en caso de que se produzca un apagón.
  • Manejo fácil: las lámparas quirúrgicas se pueden mover de forma muy fácil y cómoda.
  • No hay piezas móviles en el cuerpo de la luminaria.
  • Las lámparas quirúrgicas EMALED se pueden manejar opcionalmente por control remoto. 

Gracias a nuestras tecnologías, nuestras lámparas médicas son muy eficientes desde el punto de vista económico y producen una luz perfecta durante la cirugía y el reconocimiento.

La tecnología de reflexión EMA en las lámparas quirúrgicas

Nuestra innovadora tecnología de reflexión optimiza el uso de la energía luminosa de los diodos individuales emisores de luz.

Los reflectores especiales garantizan un mejor uso de la energía luminosa led:

  • Se usa el 95 % de la potencia luminosa de los diodos emisores de luz.
  • Gracias a los reflectores, se puede lograr el brillo deseado con un número considerablemente menor de diodos emisores de luz. EMALED usa, en parte, hasta un 50 % menos de luces led que otros productos similares y obtiene el mismo rendimiento.
  • Gracias a un rendimiento lumínico óptimo, las lámparas quirúrgicas EMALED consumen una cantidad muy baja de energía.
  • Un número más bajo de diodos emisores de luz garantiza un calentamiento aún menor y una mayor duración con costes de mantenimiento muy reducidos.
  • Mirar lateralmente a la parte inferior de la lámpara ayuda a evitar que la luz deslumbre al usuario, gracias al uso de reflectores.

Flujo laminar

En muchos quirófanos modernos se usan los techos de flujo laminar, conocidos por la tecnología de sala limpia. A través del techo fluye aire libre de gérmenes y se extiende por la sala. Una corriente de aire con pocas turbulencias asegura la distribución del aire filtrado que se introduce en la sala. Nuestras lámparas quirúrgicas se han diseñado para que el aire libre de gérmenes también se introduzca en el área por debajo del cuerpo de la luminaria, sin que se caliente. Las vías en el centro de la lámpara quirúrgica, además de la forma externa con cortes profundos para una circulación óptima del aire, también son parte de este desarrollo.

Aire estéril en el área quirúrgica

Gracias a la tecnología de reflexión EMA, nuestras lámparas quirúrgicas están equipadas con un número igual de bajo de diodos emisores de luz, sin hacer concesiones en cuanto al rendimiento lumínico. Esto garantiza un menor calentamiento, además de necesidades energéticas bajas.

El aire permanece fresco, libre de gérmenes y fluye alrededor del cuerpo de la luminaria de la mejor forma posible gracias al especial diseño de las lámparas quirúrgicas.

  • Área total baja del cuerpo de la luminaria
  • Vías de aire en el centro de la lámpara quirúrgica
  • La subdivisión en segmentos de los diodos emisores de luz permite conseguir espacios generosos en el borde del cuerpo de la luminaria.